Adriana Fernández: Top 10 películas de 2019
17.12.19

Este año fue uno de vacas muy gordas y hubo para todos: desde películas del universo de los cómics como Avengers: Endgame y Joker y varias secuelas, hasta películas independientes buenísimas.

El buen cine está relacionado a la reflexión que provocan en el espectador, si resultan memorables, o no.

Además de las cinco que vi en el Festival de Cine de Toronto este año (que pueden revisar AQUÍ), éstas son, en orden alfabético, las cintas que más me gustaron del 2019.

Ad Astra (Dir. James Gray)

El astronauta Roy McBride (Brad Pitt) trabaja en un satélite espacial. Su labor parecería de rutina, pero un evento imprevisto hará énfasis en un terrible peligro para la vida en la Tierra.

La cinta de Gray tiene en su corazón, un tema cercano al cineasta: el ser humano como un explorador de lo ignoto, lleno de curiosidad feral, sediento de conocimiento. Sentimos igual asombro que temor ante las bellas e imponentes imágenes espaciales de la película: nuestra pequeñeza terrícola, nos asfixia. En esa inmensidad, Brad Pitt da vida a un astronauta cerebral, frío, insensible. Un rol muy distinto al tipo sanguíneo que suele encarnar. Aquí aparece distante, contenido. Magnífico.

Dolor y gloria (Dir. Pedro Almodóvar)

Una película que se va desgajando, se le van quitando capas para llegar al meollo de los personajes. Almódovar te engancha enseguida con los protagónicos, vamos juntando las piezas de su psique. Tiene grandes diálogos, pero también administra muy bien los silencios. El manejo del tiempo genial al ir y venir sobre la infancia del personaje principal, Salvador Mallo, interpretado magistralmente por Antonio Banderas. Sentimos su dolor y aspiramos su gloria.

Érase una vez en Hollywood (Dir. Quentin Tarantino)

Si existe un enamorado del cine, ése es Tarantino y ésta, es su carta de amor a una época icónica: los sesenta. Siguiendo la trayectoria de una estrella de televisión en decadencia, interpretada por Leonardo DiCaprio,  el director trata de reconstruir los hechos alrededor del clan Manson y la actriz Sharon Tate. Con un diseño de producción espectacular, unas actuaciones geniales que además de DiCaprio, incluyen a Brad Pitt, Margot Robbie y Al Pacino, y un humor negro desbordante, esta cinta tiene tantas referencias cinéfilas como históricas. Pero lo mejor es, que cuando crees que sabes por dónde va Tarantino, te das cuenta de que no sabes nada.

Joker (Dir. Todd Phillips)

Joaquin Phoenix hace la película: cada mueca, risa, baile, forman parte del perfecto engranaje en la construcción del personaje; no le sobra ni falta. Pero también tiene unos encuadres maravillosos, una magnífica ambientación y una absorbente subversión. En la cinematografía de pronto llegan estas películas controversiales que remueven cosas. Joker está muy lejana al cine de superhéroes ligero, que vemos mucho en Marvel Studios. Podrá causar asombro, o rechazo… pero nunca indiferencia. Sí que vale la pena verla.

Historia de un matrimonio (Dir. Noah Baumbach)

Baumbach es un experto en relaciones disfuncionales, pero su corazón se ensancha cuando habla de familias. Esta película que toca el divorcio de una pareja Charlie (Adam Driver) y Nicole (Scarlett Johansson), se ha descrito como la Kramer contra Kramer de los millenials. Curiosamente la primera vez me dejó indiferente, pero al darle una segunda vuelta conecté más con los personajes, sobre todo con el de Adam Driver, cuyo quiebre le valdrá una nominación al Óscar. Realista y melancólica nos deja con una sensación agridulce. Las relaciones cambian, pero la vida sigue.

Midsommar (Dir. Ari Aster)

Aster es un virtuoso a la hora de buscar imágenes que se queden impresas en la mente: esta cinta sobre un culto al norte de Suecia, es especialmente perturbadora, con ese terror detallado a plein soleil; no hay recovecos ni sombras, donde ocultarse. Eso sí, por momentos desborda gore. En la cinta previa del cineasta, El legado del diablo, hay una curaduría más cuidadosa de las escenas, pero igual sale uno perplejo. Difícilmente se puede aguantar una segunda vuelta, pero la primera, vale la pena.

El irlandés (Dir. Martin Scorsese)

Esta película es un epílogo de las cintas de gángsters de Scorsese. Es una cinta que funciona en dos ámbitos: el real y el aparente. Las frases, miradas e intenciones. Cuenta con una maravilla de guion que abarca varias décadas, una edición prodigiosa que va ligando personajes, pasado y presente. Al Pacino tiene su mejor interpretación en años y Joe Pesci ya tiene el Óscar a Mejor actor secundario. Ahora, no es una película fácil, tampoco emotiva. Es de esas cintas que debes de volver a ver para captar todos los hilos de la narrativa. Pero con una sola vista nos deja impresionados.

Toy Story 4 (Dir. Josh Cooley)

La espera en torno a la cuarta parte de esta saga tan querida ha sido motivo constante de palpitación y de expectativas. Había cerrado tan maravillosamente la entrega anterior que parecía imposible lograr un trabajo equivalente. Felicidad: no saldrán decepcionados. Lo apasionante y que no deja de maravillar, es cómo, a través de situaciones tan sencillas, se despiertan emociones tan complejas. Nos echan un ganchito al corazón, estrujándolo. La nostalgia y la emotividad nos sacude. Nos recuerda que, en el juego y la imaginación, está el secreto de la eterna juventud.

Contenido Relacionado

La secuela de Hobbs &…

La secuela de Hobbs &…

Staff

¡Buenas noticias para todos los fans de Hobbs & Shaw! Dwayne Johnson confirmó en estos días…

Razones para no perderse Zombieland…

Adriana Fernández

En estos días en que estamos guardados en nuestras casas, echamos un ojo a las noticias…

Tom Hanks: El cine en…

Tom Hanks: El cine en…

Linda Cruz

Todos hemos sido testigos en los últimos años de cómo se han ido transformando las industrias…