menu

Entrevista: Natalia Beristaín

edit

By Josué Corro junio 28, 2013

 En medio de una vorágine de blockbusters, surge una película mexicana que pone en tela de juicio nuestra concepción de la soledad, el amor y la familia: “No Quiero Dormir Sola”.

Esta cinta de Natalia Beristain (su ópera prima, por si fuera poco), hace algunos meses se alzó con el premio principal del Festival de Cine de Morelia. Y no fue ninguna sopresa: es una largometraje inteligente y con actuaciones memorables.

Es por eso que junto a Canana, Cinépolis Klic lanzará el estreno simultáneo en cine y VOD, de esta cinta. Para conmemorar este hecho, nos dimos a la tarea de entrevistar a la joven cineasta/guionista, Natalia Beristaín sobre la inspiración de esta obra, sus influencias y también, la actualidad del cine nacional.

 

  • ¿Cómo surgió la idea de este guion?

Fue una combinación de dos momentos de mi vida que sucedieron al mismo tiempo: estaba filmando mi Ejercicio de Tesis en el CCC, que era un mediometraje sobre una actriz mayor con problemas de memoria que está a punto de estrenar una obra, pero olvida el guion.

En esa misma época, mi abuela Dolores, tuvo una crisis médica y por azares del destino, yo era la única pariente que estaba en el D.F. Me tocó hacerme cargo de los hospitales, asilos y diversos problemas que surgieron a raíz de esta situación.

 

  • ¿Cómo lograste plasmar eventos tan personales sin afectar el libreto?

No hubo ningún freno; jamás pensé en si algo podía ser muy personal o si algún conocido iba a encontrar alguna relación con mi vida. Lo único que me interesó era saber si funcionaba dentro de la historia.

 

  • Has trabajado con grandes directores, Carlos Carrera, Carlos Cuarón, Rodrigo Plá… ¿hubo alguna lección de estos cineastas que implementaste en tu película?

Tomé cosas de todos, y también de mis propias experiencias como directora de casting y de script. Estos trabajados fueron enriquecedores.

 

  • Algo impresionante de “No Quiero Dormir Sola” son las actuaciones, ¿cómo elegiste a las actrices?, ¿ayudó tu formación como directora de casting?

No hubo casting: casi todos los actores que tenía en mente al escribir el guion, pudieron participar en el rodaje. De hecho, escribí el personaje de Amanda especificamente para Mariana Gajá.

Con Dolores la cosa fue distinta: en algún momento, pensé que mi abuela sería la protagonista; sin embargo ya estaba muy frágil de salud y murió un año antes de empezar filmar. Cuando llegó el momento de elegir una actriz, me sentía perdida. Hasta que un día recordé un homenaje que realizó la Compañía Nacional de Teatro a Víctor Hugo Rascón Banda, donde Adriana Roel montó una obra y dije: “ella es Dolores”.

 

  • ¿Cómo labraste la relación entre ambas actrices?

Son profesionales de primer nivel. Al principio hicimos “trabajo de mesa” entre las tres, donde resolvimos dudas y avanzamos por bloques como tragedia griega: primero, segundo y tercer acto. Esto permitió un rodaje mucho más efectivo y emotivo.

 

  • La soledad es la piedra angular de la película, pero también lo es el choque generacional…

Me propuse crear un mundo en el cual, muchas cosas se nos escapan de las manos y donde ser joven es una gran moneda a tu favor. Quise darle la vuelta a la idea de que los ancianos ya no son parte del imaginario colectivo, pues al final todos somos iguales.

 

  • Algo me llamó la atención: la Ciudad de México se vuelve un personaje más de tu película, ¿fue intencional?

Me importó mucho retratar el microcosmos de estas dos mujeres y cómo influye el D.F. en sus vidas. Quería dar la idea de una inmensa ciudad donde muchas veces puedes o no estar, y nadie se dará cuenta.

 

  • Si bien las enfermedades de Dolores son parte importante de la historia, creo que el verdadero motor de la cinta es la nostalgia, ¿también lo consideras así?

Quería algo más cargado al drama. No me interesaba hablar de alcoholismo, la demencia senil o Alzheimmer. Para mí son subtramas, pero la verdadera historia es sobre dos mujeres, dos generaciones, dos soledades y la forma en que se descubren gracias a la otra.

 

  • Mi escena favorita de la película me remitió directamente a “Sunset Blvd” , ¿cuáles fueron tus grandes influencias para realizar esta película?

Tuve influencias de esa película y también de “Another Woman” (Woody Allen), “A Woman Under The Infuence” (John Cassavetes), “Lost in Translation” (Sofia Coppola), “Meduzot” (Shira Geffen, Etgar Keret), “La Ciénaga” (Lucrecia Martell), “Después del Ensayo” (Ingmar Bergman).

 

  • Ganaste en el FICM… ¿qué tanto impulso te da cómo cineasta los galardones?

Ayuda que la gente se interese. El Festival de Cine de Morelia lleva 10 años y ha ganado tanto prestigio tanto nacional, como fuera de las fronteras. Ganar ahí genera que la gente por mera curiosidad quiera ver tu película. Además, hay ventajas como la exhibición digital que ya se había planeado con Canana, y ahora con el apoyo de Cinépolis y Cinépolis Klic, tendrá un estreno simultáneo en cines y en VOD.

 

  • ¿Cuál crees que sea el nuevo estandarte de los cineastas jóvenes en México?

Hay un fenómeno que me ha llamado mucho la atención: creo que esta generación es más audaz, hay muchos cineastas que ahora, si no reciben o tienen el presupuesto millonario para producir una obra, dicen “al diablo, ésta es mi historia y la voy a hacer como sea; y si les gusta bien, y si no, también”. Creo que esto es el hallazgo más importante de los nuevos cineastas mexicanos.