Entrevista a Diego Quemada-Diez

edit

By Staff septiembre 9, 2014

Poesía, cine de autor, el amor a la cultura maya y las analogía entre la migracion y la vida, son algunos de los temas centrales que el director Diego Quemada, retrató en su cinta La Jaula de Oro.

A continuación podrás conocerlo más a fondo y la esencia de su cinta, gracias a esta entrevista.

 

Por Leticia Carrillo

  • ¿Cómo surge la historia de La Jaula de Oro?

Era 2003, había leído un artículo de un periodista, Sam Quiñones, sobre una zona de tolerancia en Mazatlán y en un acto absolutamente irracional tomé un avión para allá, buscando la próxima historia para contar. Ahí conocí a un taxista, “El Toño”, y nos hicimos muy amigos, y acabé viviendo dos meses en su casa al lado de las vías del tren. Todos los días llegaba un convoy lleno de migrantes, se bajaban y nos tocaban a la puerta de la casa para pedirnos tortillas y agua, nos contaban unas cosas espeluznantes, horribles: viajan sin nada, en el camino les van robando todo, muchos mueren, sin embargo, se entregan a una experiencia con el ideal de ganar más dinero y enviárselo a sus familiares, sacrifican su vida por la gente que quieren.

Me pareció que su viaje es una metáfora de la vida, una dramatización extrema de la existencia humana. Durante dos o tres años regresé a recopilar más testimonios de migrantes, conocí unas personas maravillosas que me enseñaron tantas cosas: la generosidad, el valor de la hermandad.

 

  • ¿Cuáles son tus influencias?

Me gusta y me ha inspirado mucho un inventor y cineasta español que se llama José Val del Omar, de Granada: él decía que el cineasta debía ser un poeta y consideraba que meter a un ser humano en una habitación oscura y sólo enseñarle una parte de la realidad, era un acto de manipulación brutal y sólo justificable si había un gran motivo poético que debía estar relacionado con amar al prójimo, con crear empatía con otro, provocar sentimientos por alguien.

Me gusta el cine clásico: Billy Wylder, Hitchcock, pero lo que me marcó mucho fue la obra de Ken Loach, él es uno de las grandes influencias y maestros del cine que me interesa, conectado con el Neorrealismo Italiano, con la Nueva Ola del Cine Inglés, la Nouvelle Vague.

Me fascina Costa Gavras por esta cuestión de compromiso político, el cine como una manera de provocar una reflexión. Akira Kurosawa me encanta, creo que era un gran maestro comprendiendo al ser humano. También me gusta mucho Michael Haneke, su trabajo produce un cuestionamiento sobre el lado oscuro de la sociedad. Andreas Dresen y su método realista, los hermanos Dardenne, Kubrick, Béla Tarr y su idea de que no hay historia y que el cine es sólo poesía, él es un poeta extraordinario, que e stá reinventando el cine. Me encanta Pasolini, los rostros de su personajes, gente normal a la que le daba papeles heroicos.

 

  • ¿Cuál es tu método de trabajo?

Con Ken Loach aprendí su sistema y lo apliqué en La Jaula de Oro: es una forma de hacer cine que trata de acercarse a la realidad, trabajando con no actores, en locaciones reales, se hace mucho uso de luz natural, sin dollies, sin zooms, sin grúas.

El concepto de La Jaula de Oro fue realizar el viaje que los migrantes hacen, escogimos las locaciones dentro de la ruta que ellos recorren, desde Guatemala hasta Estados Unidos, filmamos en continuidad y en formato súper 16 que es más ligero y cercano al documental clásico. Los niños nunca leyeron el guión, cada día, antes de empezar, les
leía un trocito de la escena que íbamos a hacer; fue una experiencia vital para todos, especialmente ellos.

 

 

  • ¿Qué temas exploras en la película?

La idea de que, al parecer, en muchos pueblos de pocos recursos económicos de Centroamérica y en México, existe un ritual para hacerse hombre que es emprender la aventura y jugarse la vida yendo a Estados Unidos. A muchos niños es como si se los llevara la marea, es como una corriente que los arrastra al Norte, ellos simplemente continúan lo que han visto en sus padres y sus familiares.

Otro tema fue la concepción occidental del progreso que no sabemos a dónde nos está llevando; que le demos tanta atención a la economía o al materialismo ha provocado que hayamos creado un sistema económico tremendamente cruel, deshumanizado y alienante y que sigamos explotando a otros seres humanos.

Lo que estoy tratando de comunicar es que es más importante conquistarse a uno mismo que al prójimo.

 

  • Uno de los protagonistas de La Jaula de Oro proviene de la cultural tzotzil, ¿qué te llamó la atención este pueblo para reflejarlo en tu película?

El nombre de Chauk viene de amigo maya Chak, que me enseñó su cosmogonía, una forma diferente de ver las cosas. Él me regaló el libro Canek, de Emilio Abreu Gómez que es una joya poética y tiene una parte idealista y romántica pero está llena de realismo. Me pregunté: ¿cómo puedo tratar de captar y comunicar la sabiduría su pueblo, más conectado con la tierra, con la parte espiritual y poética de la existencia?

 

 

  • Háblanos de la oposición entre Juan y Chauk, los protagonistas de la película:

Se me ocurrió contraponer a Juan, un personaje que sueña con llegar a Estados Unidos, que cree en el sueño americano, que quiere tener éxito en una sociedad materialista, con Chauk, que piensa de una manera totalmente diferente, más comunitaria, más consciente de su conexión con la tierra, del valor de la bondad. Entonces se produce un choque entre los dos que da pie a un aprendizaje, un cambio en el que es más materialista y egoísta; poco a poco va cayendo la armadura del ser idealizado en el que cree logrará convertirse cuando llegue a su destino, se transforma en alguien diferente porque se da cuenta que el individualismo es una ilusión, una mentira, que sólo no es nadie, que de esta manera no puede lograr nada.

 

  • ¿Qué nos puedes decir de las metáforas presentes en el filme?

Mi madre era profesora de Literatura, a mi desde niño me encantó la poesía, y me di cuenta que una película es poética porque también tiene rima, una imagen o sonido que se repite, como la nieve en La Jaula de Oro. Tenemos una estructura dramática sólida pero la parte poética se construye a través de elementos concretos: la rima y la metáfora.

Propongo hacer un contraste entre la figura de los pájaros como elemento de libertad que vuela encima de las fronteras, y la figura de la jaula, y en general de los metales, las máquinas.

El tren es una metáfora del progreso, es parte fundamental de la cadena de montaje de una estructura industrial, carga todas las materias primas que nutren a la gran máquina

 

Si quieres ver la película ¡haz KLIC aquí!

Tampoco te pierdas una galería de la producción de la película aquí