¿El futuro de Animales fantásticos se tambalea?

18.04.22

Las precuelas mágicas se tambalean y su futuro se torna cada vez más incierto.

 

Ahora que Animales fantásticos llega a su punto medio con tres de cinco películas, es buen momento para recapitular en los aciertos y errores de la mágica expansión. De los primeros se habla poco, aunque son muchos. El más importante es sin duda la expansión del mito, no mirando hacia adelante con secuelas que invariablemente conectarían con El Niño Que Vivió, sino volteando hacia atrás. Una fórmula que ha sido empleada por otras épicas como Star Wars o El señor de los anillos.

En el caso del Wizarding World, la serie de precuelas ha permitido conocer más de este universo fantástico mucho antes de que Voldemort y Harry Potter entraran en escena. Una oportunidad para adentrarnos en otros rincones del Mundo Mágico más allá de Londres y Hogwarts. Más significativo es que ha permitido ahondar en Gellert Grindelwald, uno de los magos más temibles de todos los tiempos cuya destreza e intolerancia resultaron en uno de los episodios más oscuros de esta historia. A esto sumemos que su figura es clave para comprender a un personaje clave como Albus Dumbledore por la relación amorosa que ambos sostuvieron durante su juventud.

Lo de Animales fantásticos era como un mundo de oportunidades. Quizá por ello es tan decepcionante que con cada nueva entrega da la impresión de que nos encontramos ante una saga perdida en sus bases y con poquísimas posibilidades de reencontrarse. Y es que por momentos pareciera que los altos mandos de la franquicia, empezando por la propia J. K. Rowling, no tienen la más mínima idea de lo que quieren hacer con esta historia.

Empecemos por la elección de su figura central. Newt Scamander, un personaje bien establecido en el imaginario colectivo potterhead y favorecido por la interpretación de un actor de talento comprobado como Eddie Redmayne. Una apuesta que hasta ahora no ha funcionado del todo, quizá porque su personalidad no coincide con la del protagonista de las grandes épicas que son más ordinarios que tímidos e introvertidos.

Sus compañeros de aventuras tampoco han sido de gran ayuda, pues ninguno ha podido conectar plenamente con las audiencias, lo que puede apreciarse en una alianza cada vez más mermada. Personajes que traicionan sus principios como Queenie o que desaparecen de la trama sin explicaciones sólidas como Tina, para ser reemplazados por nombres de menor peso o completamente nuevos. Algo que invariablemente hace pensar que, más que adaptarse, se improvisa sobre la marcha.

La única excepción es Jacob Kowalski, fascinante por el buen trabajo de Dan Fogler, pero sobre todo porque sus ojos de muggle nos permiten soñar con cómo sería entrar en este reino fantástico. Incluso él tiene una mínima interacción directa con Newt en esta tercera entrega.

Todos y cada uno de ellos han sido reemplazados por Albus Dumbledore, quien parece destinado a tomar la batuta de la historia tras prometer que de uno u otro modo terminará con la amenaza de Gellert Grindelwald. Una transición lógica, pero que invariablemente nos hace pensar si no habría sido mejor ahondar desde el inicio en el poderoso mago en vez de abordarlo desde fuera.

Si el grupo de héroes se ha visto tan afectado, ¿qué podemos esperar de los villanos? Nagini, quien jugará un rol clave en el futuro de la saga, desapareció completamente. Peor aún es lo hecho con Credence Barebone, quien parecía concebido como eje central de las acciones y que ahora parece destinado a morir sin tener el más mínimo impacto. La revelación en torno a su identidad no condujo a nada en la tercera parte de Animales fantásticos y parece improbable que esto cambie tras los recientes conflictos de Ezra Miller.

Mención aparte para Gellert Grindelwald. Nadie en su sano juicio diría a un actor del talento de Mads Mikkelsen que imitara la actuación de Johnny Depp, ni de ningún otro que le hubiera antecedido. Lo inusual aquí es la construcción diametralmente opuesta de sus respectivas actuaciones pues, aunque ambas dan un mago mortífero, el del norteamericano muestra una apariencia desgarbada y brutal, el del danés una refinada y elegante. Opuestos que, de nueva cuenta, nos hacen pensar que la producción nunca se decidió plenamente sobre el hechicero que quería.

Y finalmente la tibieza con la que se aborda la relación entre Dumbledore y Grindelwald. Al momento que la producción del Wizarding World decide abordar esta historia, acepta todas las reglas del juego que vienen con ella: un conflicto determinante para el destino de magos y muggles, pero que se acentúa por el amor romántico que une a los líderes de cada bando. Manejarlo desde la sutileza como ha sucedido hasta ahora es una ofensa para la comunidad LGBTQ+, un sector de la población que ha anhelado la representación en las grandes franquicias por demasiado tiempo. También es una traición para la propia narrativa construida mucho tiempo atrás de que estas precuelas salieran a la luz. Situaciones que en cualquier caso debieron considerarse mucho antes de dar luz verde al proyecto.

Warner ha confirmado que la realización de una cuarta parte de Animales fantásticos depende directamente de los resultados de esta tercera entrega. Es un hecho que el grueso de la historia que ha dejado mucho que desear hasta ahora, pero también que puede rescatarse si la producción define cuáles son sus intenciones. Todos conocemos las capacidades de sus altos mandos, pues son los mismos que nos cautivaron por años con una de las sagas más fascinantes de todos los tiempos. Levantemos las varitas para que la magia continúe.

¿Qué opinan ustedes?

Te puede interesar

Contenido Relacionado

¡Eso es velocidad! Warner ya…

¡Eso es velocidad! Warner ya…

Staff

Ezra Miller tiene un gran futuro como el Velocista Escarlata, si es exonerado de su juicio…

¡Amante de lo ajeno! Eddie…

Staff

Eddie Redmayne confesó haber robado un artículo vital dentro de la saga de Animales Fantásticos, de…

Tenemos que hablar de Ezra…

Tenemos que hablar de Ezra…

Staff

Pese a que se declaró inocente de un cargo de robo, el actor Ezra Miller podría…

¡Emocionado! Jason Momoa está feliz…

Staff

James Gunn y Peter Safran han generado gran confianza en la franquicia.   Tras varios años…